Curso Amaxofobia

Los cursos de amaxofobia no tienen fecha de inicio porque son individuales y se adaptan a las necesidades de cada alumno. Contacta con nosotros sin compromiso para más información.

Amaxofobia, miedo a conducir

Especialistas en amaxofobia

Desde que empecé mi profesión hace 16 años como profesora de autoescuela, es un orgullo para mi ver tantas sonrisas y gente feliz consiguiendo sus objetivos, alumnos obteniendo el carnet y otros quitándose ese miedo a conducir tan horroroso (amaxofobia) con el que cruzan nuestras puertas de la autoescuela la primera vez.

Miedo a conducir o AMAXOFOBIA

Son dos términos que significan exactamente lo mismo, el cual quiere decir, el sentir un pánico terrible a la hora de conducir o de circular en general en determinadas vías, (autopista, túneles, intersecciones, etc.) en los que nosotros estamos altamente sensibilizados y especializados como autoescuela que te quita el miedo a conducir.

Nuestro objetivo es superar con el alumno esas sensaciones de angustia y temor que les paraliza y les impide poder ser capaces de conducir y ser independientes a la hora de conducir un vehículo.

¿Como se si tengo amaxofobia o miedo a conducir?

Normalmente los síntomas conocidos en la amaxofobia son:

Nervios e irritación

Sudores

Bloqueo mental

Náuseas

Dolor de estómago

Temblor

Cuerpo descompuesto

Mal humor

Impotencia

Tristeza

Complejo

¿Cuál es el secreto para quitarse el miedo a conducir?

El secreto para conseguir esto, es tratar a los alumnos como verdaderas personas humanas que son, con mucho tacto y paciencia, porque ellos lo necesitan. Confiar en tu profesor en esos momentos es esencial.

¿Cómo quitarse el miedo a conducir?

  1. El primer paso de las clases prácticas, es llevarlos a un sitio tranquilo donde ellos puedan tener confianza con el coche y dejarles conducir ya desde el primer día.
    • Se debe coger confianza con unos mismo, pensando: “puedo conseguirlo”
  2. Después poco a poco, vamos llevándolos por diferentes sitios fáciles para después continuar por los complicados. Hay que confiar en el coche ya que el coche lo domino yo, y no el coche me domina a mí.
  3. Para después llevarlos a ese sitio, en el que en algún momento tuvieron un percance o accidente, o simplemente empezaron a entrar sudores fríos con palpitaciones, como si pareciera que nos bajara la tensión. Lo que es importante, es pasar por ese sitio varias veces hasta que ese miedo sea superado (autopistas, curvas, intersecciones, glorietas, etc.)
  4. Después el mismo alumno nota que ya se siente preparado para emprender su camino sol@.

Para mi es un placer formar parte de este equipo de profesionales, que forman Autoescuela Darder, gente humana y un equipazo.

¿Cómo supero el miedo a conducir?

El miedo a conducir se supera:

  1. El alumno tiene que reconocerlo, ser consciente de ello y querer superarlo. El hecho de venir a la autoescuela a pedir información ya es un paso muy importante, ya que en muchos casos la propia persona pone excusas para no reconocer el problema, como: -no necesito conducir-a mi me lleva-puedo caminar, etc…
  2. Entrevista y conocimiento del miedo: aquí identificamos el problema en concreto, el cual debemos superar, a través de unas charlas y un test que nos permitirá ver tanto al alumno como al profesor cuál es el miedo en concreto y el nivel de miedo que tiene este, ya sea por algún trauma, bloqueo, falta de confianza, conocimientos, práctica, etc.
  3. Cambiar pensamientos negativos: en primer lugar es primordial que el profesor que esté a tu lado y te acompaña te aporte seguridad, confianza y bienestar. Por eso mismo el profesor tiene que estar especializado y cualificado en la materia, por que sino de los contrario, el problema podria agravarse y que ese alumno no volviera a conducir. El venir a clase es algo que a la persona que tiene el problema le tiene que apetecer y motivar por superación personal. Por eso insistimos en que siempre antes de iniciar el proceso vengas a conocernos y realmente te convenzas de que te apetezca.
  4. Cómo conseguimos superar el miedo a conducir: Esto lo conseguimos enfrentándonos a esos puntos o situaciones que normalmente nos paralizan y nos generan esa angustia tan incómoda. Poco a poco iras descubriendo en ti una confianza que no conocías, la cual te permitirá avanzar y reconocer tus progresos por pequeños sean.
  5. Normalizar la situación: para ello una vez superados esos puntos y esos miedos, lo últimos ejercicios que nos quedan por hacer, son los de acostumbrarse, ya con el propio vehículo de la persona (en el caso de que tenga) a conducir trayectos cortos y conocidos, los cuales irán reforzando la confianza. El alumno nos comentará las sensaciones percibidas y dificultades que se ha encontrado durante el trayecto para poder valorar en qué situación se encuentra.
  6. No perder la práctica: cuando el alumno ya pueda conducir es importantísimo no dejar de conducir. La práctica es lo que nos ayudará a que podamos hacerlo sin ningún esfuerza, para que de esta manera seamos más libres e independientes.